Carta a ese primer amor

14:05 Carla García 0 Comments




Hola:

He tardado mucho en escribirte porque era complicado hacerlo después de tantos recuerdos hoy en día agotados. No puedo decir que sea fácil dedicarte unas palabras cuando aún ahora dentro de mí laten sentimientos por ti que poseen mi sensibilidad.

Creo que nunca te voy a olvidar. Sí, es algo que es muy complicado de decir y quizás te asuste pero es la realidad. Eso no quiere decir que no voy a volver a enamorarme ni a querer a nadie más que a ti, pero has calado hondo y como dicen ‘El primer amor nunca se olvida’.
Se terminó todo casi por azar, sin ser previsto, como si de repente nuestro mundo fuese tóxico y se tuviese que convertir en un ‘yo’ separado para siempre. Dolió. Los primeros días respirar era un esfuerzo, caminar era un sacrificio y comer era casi imposible. Vivía y me alimentaba de recuerdos de amor, de abrazos y besos que sabía que nunca se iban a volver a repetir.

Recordar segundo tras segundo de nuestro mundo fue complicado, sobre todo cuando quería desesperadamente que se volviese a repetir y no perderte, pero la vida es así, a veces hay que dejar ir algo que se ama por vivir más sanamente.

Te extraño, es una realidad, día a día deseo hablar contigo como lo hacía antes: sin secretos, con cariño y con gesto divertido. No puedo hacerlo porque algo se ha roto y nunca se va a volver a generar aunque yo lo desee más que a nada.
¿Quién me iba a decir a mí que la chica de hielo se iba a derretir por ti? Que tus besos se iban a terminar con una despedida en un aeropuerto y los sentimientos se iban a transformar en un vacío insistente que se convirtió en un punto en el corazón continuo.
Te quiero y siempre te querré, pero es hora de avanzar hacia mi nuevo camino dejando atrás el nuestro.
Si algún día necesitas un nosotros probablemente yo no esté para dártelo pero sí una palabra de apoyo o un abrazo amistoso.

Con cariño,

La chica de hielo derretido.

0 comentarios: