¿Por qué hay que vivir de realidades?

16:56 Carla García 0 Comments




Confieso que cuando era una niña adoraba a esas personas que creían en los sueños, que luchaban por ellos y que no les importaba quien pudiera destruirlos porque su fantasía y ganas superaban todo. Hoy en día mi opinión ha cambiado bastante.

Hubo una época en qué yo me volví una soñadora, que me encerré en mí misma y solo encontraba bonito y perfecto mi mundo interior, lo pagué muy caro también. Vivía de sueños e irrealidades, de cosas que aunque sabía que no eran ciertas me esforzaba a veces en creer que lo eran para poder vivir más feliz. Todo era una farsa. Sabía perfectamente que eran sueños y no realidades pero lo intentaba ocultar con un manto de lino blanco donde flotaran lejos de mí.

Cometí muchos errores por creer que los sueños eran más importantes que los acontecimientos de la vida cotidiana y la frase ''Vivir en las nubes'' dejó de ser un orgullo para mí para volverse un triste defecto. Empecé a valorar circunstancias de la vida como: Comer con tu familia, la risa que compartes con los amigos, ver una película que realmente te gusta.... Y descubrí que las realidades eran más sanas y placenteras que los sueños. 

Un sueño es lejano e ilícito, una realidad es cercana y verdadera. Un sueño no te proporciona algo fijo y la realidad sí. Un sueño te puede dar fuerza en momentos de angustia pero no lo hace como una realidad.

Con esto no quiero decir que los sueños sean malos, que no lo son, pero más bien yo considero sueños sanos aquellos que son parecidos a aspiraciones, que se pueden hacer realidad con trabajo, y no un mundo teñido de fantasía que sabes que nada de lo que quieres que pase es real.

Aprecia la realidad y disfruta de cada mínimo detalle. 

Soñar es de cobardes, hacerlo real es de valientes.

0 comentarios: