Querido 2015

8:00 Carla García 0 Comments



Cada año que pasa siempre digo que es mejor que el anterior, quizás sea demasiado optimista pero la verdad es que lo es. Todos los años hago un balance al llegar estas fechas de mi año. Normalmente me entra como una nostalgia y pienso ''Dios, qué rápido ha pasado todo'' Y sí, según avanzo en años, más deprisa parece caminar la vida pero más a gusto me siento conmigo misma ¿Es un trato justo no?

Hoy quiero decirte 2015, que has sido mi año favorito hasta la fecha (Lo volveré a decir en 2016 pero seguiré teniendo cosas que agradecerte) El 2014 me trajo un golpe muy duro, tres amistades que creía verdaderas perdidas, un novio y muchas experiencias. Tú, me has traído más sabiduría de la que nunca me había imaginado y varios sueños cumplidos. 

En primer lugar voy a citar las noches de agobios y llantos para decir que todas merecieron la pena para llegar a donde estoy. Cada lágrima, latidito desenfrenado y espina me ha llevado hacia la felicidad. En 2015 gracias a dios no perdí ninguna amistad (Para mí es de las cosas más importantes que hay junto a la familia) ni ningún miembro de mi familia, por lo tanto mejoró con respecto al 2014. Acabé el ciclo superior y obtuve mi titulación oficial de guía turística, algo que me encanta. Hice un proyecto final estupendo (Me siento orgullosa, ¿Vale?) Y volví a estar con mis amigas, las mejores, me enganché a ellas y pasé el mejor verano de mi vida (Sin mentir) Solo por eso tengo mucho que agradecerte. Después de eso conseguí entrar en la carrera de turismo (Lo que para mí es un sueño, ya que es concertada y bueno ya os imagináis) Conocí a muchas personas geniales, y a pesar de llevarte un poco lejos a una amiga y hacer que mi ex-novio ''dejase de quererme'' me quedo con lo bueno porque me activé 2015, volví a sentir la alegría de la vida, querer bailar, sonreír, sacar mi verdadero yo (La tremenda Carla) así que mi balance para ti es un GRACIAS, por hacerme crecer y cumplir sueños, por llevarte lejos lo que no me hacía falta tener y por enseñarme que los caminos son duros pero se pueden lograr con esfuerzos, y por traer de vuelta a ese amigo tan especial para mí, entre tú y el destino. Y gracias por el viaje a Suiza para estar con la familia, lo necesitaba mucho, ya sabes que a mí recorrer mundo me da vida y cultura, lo que más me gusta. 

Querido 2015, no te voy a pedir más porque me lo has dado todo, ahora solo pido al 2016 que por mucho que me haga sufrir, me tenga paciencia, que, como en 2015 lo daré todo. 


0 comentarios: