Hola, llevo una 40, ¿Y?

7:00 Carla García 0 Comments



¡Hola a todos!

Antes de empezar a explicarme deciros que esto no va contra ningún tipo de cuerpo, simplemente es una opinión, acepto que no todo el mundo piense igual que lo haga yo y puedo debatir perfectamente. 

Seguramente muchas chicas/mujeres que estáis leyendo esto tenéis el mismo "problema" que yo (Y lo pongo entre paréntesis porque está considerado un problema cuando para mí no lo es) Hoy en día está muy de moda el fitness (No sé muy bien si por poner la foto en Instagram o Snapchat, o para realmente ser personas sanas) runnig y demás. No me parece una mala moda dado que ayuda a la salud, el problema es cuando para justificar un estilo de vida tienes que insultar o difamar otro sin saber muy bien cómo funciona. 

Todas las personas que llevamos una 40 no somos la típica delgada, las hay más gorditas y menos. Con esto no me quiero meter con las que llevan una 34 o 44 u otra talla, no, simplemente quiero reivindicar que cada cuerpo es un mundo (Es un refrán muy escuchado pero es la realidad) Ni me parece feo llevar una 34 ni una 46, simplemente hay que ver lo que le queda bien a un cuerpo u otro. Os pongo un ejemplo sin entrar en peso. Una chica que lleva de talla de pecho una 85 se puede poner un escote de estos de pico hasta casi el ombligo y no queda ordinario, en cambio, si se lo pone una chica con talla 100 se centra demasiado la atención en esa zona por el tamaño del pecho. No quiere decir que la segunda haga mal en ponérselo, en absoluto, si le gusta y se siente bien, no veo ningún problema. 

Pues lo mismo pasa con las tallas. Si yo voy a comer a un sitio donde lo típico es la comida rápida y me como una hamburguesa, probablemente me miren peor que una chica que esté mucho más delgada que yo ¿Y por qué? Ella sufre porque le digan "Come más" pero nuestro lado sufre porque le parece que nos pasamos la vida comiendo hamburguesas, y no es así. 

Yo no tengo obesidad, estoy en un peso medio (Si tuviese obesidad lo reconocería y lo intentaría solucionar) y uso una talla media que es la 40, y por mucho que adelgace, sí, me bajarán un par de centímetros, pero soy de cadera ancha y hombro también. He aceptado mi cuerpo, es así, y lo único que me preocupa es entender porque la sociedad no acepta la talla 40. 

También hago ejercicio, y como sano, y me privo de cosas. Pero no lo hago por adelgazar, solo quiero ser lo más sana posible para vivir lo más que pueda y ser también lo más feliz que pueda. Tener un peso adecuado a mi estatura y cuerpo y la talla es un número, como lo es una nota en un examen, las parejas que has tenido o los libros que has leído, ¿Por qué un número importa tanto? 

Recuerdo en una cena donde estábamos tres tallas 40 (Lo denomino así porque las mujeres a veces en lugar de ver personas ven tallas) y otras tres tallas que oscilaban (Por lo que ellas dijeron) Entre la 34 y 36. Una de las de la 34 estaba "estresada" porque si "seguía comiendo así de mal iba a llegar a una 40 y eso era un suicidio" No me estoy inventado nada de esto, por desgracia (Decir también que no creo que todo el mundo tenga el pensamiento, es una anécdota) La chica en cuestión se había apuntado al gimnasio para no llegar a la 40, y, se pasaron toda la cena cebándose a pizza mientras las de la 40, como siempre, todas compungidas en una esquina evitábamos comer y cebarnos como ellas porque está mal visto que lo hagamos, ya que somos "fofisanas". En esa cena fue cuando empezó mi debate interno de porqué siempre era lo mismo y con un argumento similar. 

No está mal llevar una 34 si estás sana, ni una 44 si también lo estás. No importa comerte un día dos pizzas enteras si tienes hambre tengas la talla que tengas. No importa ponerte lo que quieras si tú consideres que te queda bien y estás a gusto. Lo único que importa es que respetes a los que no cumplen la misma estética o personalidad que tú. El mundo está hecho de seres diferentes, un número no puede definir una persona, sea edad, talla, cantidad de patrimonio, etc. 

Y las tallas 40 podemos caminar por la calle, respirar, bailar y vivir como todas las demás (Y uso el número como sátira, por si os pensáis que voy denominando a la gente así) Y tenemos derecho a comernos una hamburguesa un día sin ser juzgadas exageradamente, ¿Vale?

La opinión de los demás no cuenta, totalmente de acuerdo, pero cuando llega un límite que roza la discriminación a veces si empieza a importar. 

Querida talla 40, piensa en todas las virtudes que te ofrece tu cuerpo, como por ejemplo las curvas que con un vestido entallado ese paso de la cintura a la cadera parece una montaña rusa que recorrer piel con piel.  

Querida talla 34, piensa que los mom jeans a ti te quedan como sacados de un anuncio de Levi's con esas piernas finas y alargadas que tienes.

Cada uno tenemos nuestras virtudes y defectos, ¿Por qué rechazarnos entre nosotros por una talla?

Posdata: Una crítica constructiva es ya que han eliminado la 44 de la mayoría de tiendas porque ya es una talla "para gordas" que dejen de reducir las tallas, porque, no es por mal, sin engordar ni agrandar por ninguna parte a veces ni cojo en la 42 y me hacen sentir como si ya rozase la obesidad máxima y que ya me tengo que ir a tallas grandes (Que si tuviera que ir no sería ningún drama, una tienda como otra)

Posdata 2: A mí no me parecen que las campañas publicitarios en pro a las modelos de tallas grandes proclamen la obesidad porque si fuese así las otras proclamarían la anorexia, seamos justos y racionales, por favor. 

Déjame saber tu opinión en un comentario o a través de mis redes sociales citadas abajo. 

¡Muchas gracias!



#whatgivesmethewin5











¡Un abrazote!

0 comentarios: