Hola, yo no me quiero ¿Y tú?

11:39 Carla García 6 Comments



¡Hola ardillitas!

Ya os comenté que el blog va a ir cambiando poco a poco, empezaré a crear secciones y administrar el contenido como yo creo que está correcto. Para eso vais a conocer diferentes secciones que iré inaugurando. Hoy os traigo el Coffee Break, ¿En qué consiste? Muy fácil, todas las reflexiones que antes hacía cuando quería hablar con vosotros estarán metidas dentro de esta sección. Creo que es la que más me gusta de todas porque me encanta hablar con vosotros y leer vuestros comentarios, es una realidad.

Decir que estoy trabajando a jornada completa y tengo el tiempo mínimo, por eso estoy muy desaparecida, pero a partir de la semana que viene empiezo a media jornada y podré pasarme unos 30 minutitos diarios al menos por aquí. 

Hoy os traigo un tema complicado de contar y sobre todo de tratar, pero más que necesario, a mí manera de verlo, decirlo en alto y empezar a trabajar en el: La autoestima. 






Reconocer en alto que no te quieres es difícil, pero todavía lo es más darse cuenta uno mismo. Empiezan a surgir las dudas de ¿Por qué no puedo ser tan seguro? ¿Por qué no puedo aceptarme? Y más preguntas frecuentes que suelen deambular por la cabeza de una persona que si no se odia, se exige mucho a sí misma. 

Llevo 22 años viviendo en este mundo, y de esos 22 años, la adolescencia, esa etapa que a todos nos cuesta, fue donde forje el carácter complicado que intento mantener a ralla ahora mismo. Lo que me ocurrió a mí es que yo tengo un carácter muy fuerte, eso no quiere decir que discuta mucho o grite, simplemente que tengo la personalidad muy marcada, y, al estar con unas amigas que no complementaban conmigo intentaba cambiarme a mí misma, eso lo que hizo fue que empezase mi autodestrucción. 

Dicen por ahí que no hay peor enemigo que uno mismo, y yo de verdad creo que esa frase es casi como una biblia. Tú puedes convivir con muchas personas a lo largo de la vida, pero si no te quieres y te soportas a ti mismo, da igual con quien convivas nunca serás feliz. 

He decidido abrirme en canal a vosotros, confesar que no me quiero, decir que llevo toda la vida intentando cambiarme a mí misma, y no, no estoy hablando de mi físico (Soy de talla 40-42 y actualmente no quepo en ningún pantalón de Zara, o casi ninguno, y no he engordado pero ese ya es otro tema) y si diría que con un par de kg menos no estaría mejor, pero no creo que yo siendo una 36 sería yo, siempre me he visto como una mujer de curvas así que en mi físico -por mucho que no me considere lo que se llama guapa o dicho muy coloquialmente pivón, porque no lo soy y tampoco es que sea lo que más fe afecta- Lo que a mí realmente me hace odiarme es mi carácter, mi persona, mi ser interior... He intentado millones de veces no pensar que soy un manojo de defectos caminando por la calle, que hay algo que reluce en mi interior que aviva cada signo malo que albergo. 

Pero no, sólo veo mis defectos. 


Veo mis manías de cerrar cada una de las puertas y ordenar todo meticulosamente.
Veo mi a veces recién conocida barriga máxima, ya que nunca he estado tan gorda como ahora. 
Veo que me atrapo a mí misma haciendo parar esa parte dicharachera que tengo para no cansar a las personas.
Veo que acabo cansando a la gente, o eso me parece a mí, porque soy DEMASIADO intensa en todos los aspectos. 
Veo mis ganas por dar, y dar, y dar, y cada ciertos meses sentirme vacío porque nunca controlo cuando tengo que parar ya de dar.
Veo mis malas contestaciones cuando estoy enfadada a mi familia sobre todo y me da ganas de pegarme a mí misma.
Veo que me rindo muchas veces, aunque al final lo acabo haciendo, no tengo la confianza de principio a fin.
Veo que creo que nunca conseguiré mi gran sueño (Vivir en un piso propio y tener un trabajo que me permita vivir de ello, soy práctica) porque no creo que tenga algo especial para que me contraten.
Veo que me concentro en lo negativo demasiado, sobre todo si es de mí.
Veo que busco la aceptación de todo el mundo haciendo hasta lo imposible porque como no tengo la mía, por lo menos conseguir algo.
Veo mis celos por mi hermano pequeño, no porque no desee para él lo mejor, QUE LO DESEO CON TODA MI ALMA, sino porque siempre ha tenido más aceptación que yo. 
Veo que nunca voy a tener pareja más porque me considero insoportable porque quiero de más, y es una realidad, no soy excesivamente romántica pero quiero demasiado rápido. 
Veo que alejo a todo el mundo cuando me siento ahogada, a veces en mi foro interno razono que es para que vengan a mí corriendo y para llamar la atención, pero simplemente tengo miedo de salir herida.
Veo que soy excesivamente sensible.

 Continuará....

En cambio no veo virtudes, porque a cada una que encuentro asocio como veinte defectos. 

Yo no me quiero, y duele admitirlo, duele escribirlo y sobre todo duele leerlo... Pero es la verdad. Quiero cambiar esto y por eso he decidido publicar esto y tomar medidas.

He decidido no aplastar mis chistes malos y dejarme ser lo que soy, no encerrarme en mí. 
He decidido que tengo suficientes experiencias para notar cuando debo dejar de dar.
He decidido empezar con una dieta realista, COMIENDO DE TODO, y dado mi problemita de salud 2 o 3 horas de ejercicio diario. Para cumplirlo iré apuntando todo en una libreta y así verlo reflejado. 
He decidido intentar abrirme un poco a los chicos, y no, cada vez que se me acerque uno no correr a la otra punta del país por si acaso vuelve a doler. 
He decidido no pagar con contestaciones secas a mi familia, porque no se lo merecen.
He decidido que la única aprobación que tengo que conseguir es la mía, porque solo yo voy a convivir conmigo misma toda la vida.
He decidido no alejarme aunque me sienta mal, sino lo contrario, pedir ayuda y socorro. 

Y por eso hoy os pido socorro a vosotros, os pido que si estáis en una situación como la mía nos apoyemos y avancemos juntos, que nos queramos con 10 kg de más o menos o con carácter más complicado o débil. Os pido que seamos personas con personas.

¡Muchas gracias!






¡Un abrazote!

6 comentarios:

  1. Hola querida, sé que aunque cueste reconocerlo, estás en una etapa de tu vida que duele, yo no puedo ofrecerte consejos, lo que sí te digo es que busques ayuda de un/a profesional, de seguro te harán ver que estás equivocada.
    Te sigo, ¡¡un abrazo!! y ánimo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Carla!
    Me has dejado sin aliento al leer tu entrada que me resulta bastante paradójica pues titulas "Hola, yo no me quiero ¿Y tú?" y a continuación te haces una feroz, despiadada cruel y muy dura descripción de ti misma. He de reconocer tu valentía al verter toda clase de improperios sobre tu persona en un medio como éste, pero temo que lo que precisas y lo que persigues es la ayuda de "tus ardillitas" como cariñosamente haces referencia a tus seguidores.
    Verás, yo te daría un abrazo e intentaría colocarte una sonrisa en tu muy segura, hermosa carita para dejarla de forma permanente en tí y que cada vez que te miraras al espejo conversaras con tu propia imagen, de forma amable, afectuosa, cariñosa y mucho menos exigente. ¡No te des tanta caña mi niña! Ya se encarga la vida de dárnosla, pero tu eres muchísimo más de lo que nos describes. Posees una luz interior que ilumina todo tu blog, llenándolo de transparencia, generosidad, pureza (hasta en su color y en su estilo) y entusiasmo por ser mejor persona, que en definitiva. Está bien que seas objetiva, y en ocasiones, algo crítica con tus actos o con tus pensamientos, pero no llegar a la "flagelación que te autoinflinges". Sé un poco más permisiva contigo mismo y no pretendas solventar todo aquello que no te gusta en ti de un solo golpe, vas a tener toda la vida para ello, puesto que es contigo con la que vas a tener que vivir el resto de tus días. La autoestima, como su propio nombre indica, ha de partir de ti misma y por tanto, es cierto que has de ser consciente de tus "aspectos que menos te gustan de tu ser" para llegar no a saber vivir con ellos o mejorar algunos de ellos, pero lo realmente importante para mi, es aceptarte tal como eres y ser feliz así (porque vas a tener que vivir contigo toda la vida como te comentaba anteriormente), y ¡ufff! sería extremadamente "agotador" estar continuamente haciendo listas de recuperación o de transformaciones eminentes y tan radicales. Sé más benevolente contigo, ¡sólo eres un ser humano! ¡Deja de fustigarte y date una tregua! Paso a paso,... poco a poco,... Lo que persigues es en realidad el mejor Desarrollo Personal de tu ser, pero este proceso lleva su tiempo, sus subidas y sus bajadas y por supuesto, mucho conocimiento de ti misma, mucho cariño y mimos hacia ti, también.
    ¡Creo que tal vez me he excedido en mi argumentación o que incluso para ti esté equivocada! Únicamente, te pido que recapacites en ello e incluso que valores como se merece, lo dicho por Salma V.P., que también comparto.
    Bueno mi niña, ojalá te haya servido de algo de ayuda. Si quieres algo de mi, estaré para ti (¡Tenlo presente!) y ahora, te voy a pedir algo, con tu permiso: Acércate a un espejo, mírate, sonríete y dí a ti misma, "soy única, irrepetible y me acepto y me amo, tal como soy".
    Te mando mi cariño y te regalo, una de mis sonrisas :)
    ¡Sé feliz!

    Vesta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo palabras para agradecer todas las tuyas así que me limitaré a darte un enorme GRACIAS y decirte que me has hecho llorar pero en el buen sentido.

      De nuevo, gracias.

      Eliminar
  3. A tu edad nadie tiene su rumbo decidido. Estás definiendo tu vida. Te carcome la incertidumbre y te da por pensar mal. ¿Sabías que es natural? El cerebro es el mecanismo de defensa por excelencia ante cualquier situación que nos parezca rara como poco, de ahí que nos exponga la peor situación posible de un caso cualquiera. Lo que me parece menos natural es esa actitud derrotista permanente.

    Te estás dibujando como si fueras un puzle deshecho donde no encajan las piezas. Vamos a ponerles nombre y a describirlas: carácter fuerte, orden meticuloso, barriga, dicharachera intensa, dación incontrolada, rendición, sueños varios, aceptación, celos fraternales, pareja y aislamiento. Lee ahora cómo encajan todas:

    Carácter fuerte: ¿Malos modos? Yo leo personalidad para saber qué quieres y defiendes. Para mejorarlo, dos cosas: ten en cuenta que los demás no son como tú y habla en el tono con el que te gusta que te hablen.

    Orden meticuloso: ¿Manía compulsiva? Yo veo una virtud: eres organizada con tus cosas. Te rodea una armonía que no ves por la ceguera que te causa el llamarlo "manía".

    Barriga: ¿Aumento de masa? Yo no veo nada. Sabes lo que quieres (adelgazar) y eres capaz de organizarte un día para dedicarle tiempo al ejercicio con el fin de perder kilos.

    Dicharachera intensa: ¿Una follonera? Yo veo que hay don de palabra. Canalizarlo del todo es facilísimo: no des más que los detalles superficiales sobre lo que estés diciendo. Cuanto menos hables, más atención te tendrán que prestar.

    Dación incontrolada: ¿Obligación de complacer a todo el mundo? Yo veo un sentido altruista absoluto. Dar es gratificante, pero acuérdate de que no todo el mundo lo merece. Sigue dando, pero esta vez más a ti que al resto cuando lo que te propongan altere tus planes lo más mínimo (tu orden del día, que tan bien puedes llevar, va primero).

    Rendición: ¿Un fracaso? Yo veo más una retirada preventiva. Tienes derecho a renunciar ante una duda y, sobre todo, a exigirte menos. No vas a ser buena en todo ni te van a salir todos los proyectos que quieras, pero ese darte cosas positivas de forma incontrolada te va a ayudar a llegar lejos.

    Sueños varios: Cada cual tiene algo que lo diferencia de los demás. Lee lo anterior para recordar lo tuyo (salvo "barriga", por favor). Cuando acabes tu formación y sumes lo anterior a lo que has aprendido y alguien lo vea, llegará tu oportunidad.

    Aceptación: Grave error, es el aspecto de tu personalidad más flojo. Hay señas incluso de soledad, de necesidad de tener a alguien a tu lado que se siente contigo a escucharte y te dedique su tiempo. Solución: tú primera con cómo eres y que se te junte quien te acepte. No puedes ser una marioneta del mundo. Si no, caerás en la dación incontrolada otra vez.

    Celos fraternales: ¿Más aceptación para tu hermano? Yo veo dos cosas: un sinsentido y tus ganas de ser mejor. Un sinsentido porque tus padres os quieren a los dos por igual; tus ganas de ser mejor porque dentro de tu entorno quieres ser la número uno. ¿Y vas diciendo que te rindes?

    Pareja: ¿Velocidad? Yo veo buscar consolidación para seguir dando pasos firmes antes que después. No hay nada de malo en querer acelerar cuando los pasos son seguros. Yo no lo veo mal, pero hay que ir al ritmo de la parte más lenta. De una relación tiran dos a la misma altura, es la mejor manera de conseguir equilibrio :).

    Aislamiento: ¿Apartarte del mundo? Yo veo claramente darte un tiempo para pensar, descansar, despejarte. Aquí te estás dando cosas, pero en este caso no abuses. Aislarse es morir en vida. Saca ese carácter y ordena tu día. El resto viene solo.

    Bueno, ¿te parece que encajan las cosas? ¿Ves como no todo es malo? Hay mucho en tu escrito que solo está en tu mente. No te conozco más que de comentarios y poco más, pero tengo la certeza de que tienes mucha más garra y fuerza de la que has dejado ver. Está escondida y no sale a flote no porque no seas capaz de que salga, sino porque le has puesto una barrera que, te aseguro, puede tumbarse de un soplido. Espero que te haya ayudado un montón :).

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alberto, como siempre darte las gracias y decirte que bueno tendría algo que comentar de todo lo que me has escrito pero quizás yo no me he explicado bien y no es culpa tuya. Pero muchísimas gracias por el ánimo y las palabras, que siempre animan.

      De nuevo, gracias.

      Eliminar