Os regalo una sonrisa

8:00 Carla García 8 Comments



¡Hola ardillitas!

Hoy vamos a hacer un post un tanto diferente ya que os voy a comentar y contar, más bien, una historia que siempre me ha contado y aún me cuenta, espero que por muchos años más, mi abuelo.

Hacía mucho tiempo, en un pequeño pueblo perdido de Galicia, un hombre, llamado Teo Falcao(Uno de los grandes pintores de Galicia, pero con nombre inventado en la historia) viajaba en aquel entonces en busca de inspiración marina, pues sus cuadros estaban dedicados al océano que bañaba las costas gallegas. Falcao no encontraba un lugar que sintiese que debía plasmarlo hasta que conoció a un marinero, Rojito para sus amigos, que le mostró el camino hacia unas islas escondidas detrás de un gran cabo. Falcao decidió que sería el lugar idóneo y desconocido que plasmar en un nuevo cuadro, pero cuando llegó allí, si descubrió un gran paisaje, y si era un lugar tan bonito como lo había imaginado, pero lo que le dejó sin aliento fue la imagen del marinero Rojito cargando en brazos a su pequeña hija de seis años enseñándole el océano que tanto amaba. La sonrisa de la niña hizo que Falcao se plantease pararse y dibujarla en su cuaderno para recordarla toda la vida. Porque para él no había regalo más preciado que una sonrisa. Y así fue como Falcao dejó de pintar para siempre y empezó a buscar sonrisas.

Y por eso hoy he decidido regalaros una sonrisa, de esta manera porque es la única que puedo.




¡Muchas gracias!




¡Un abrazote!

8 comentarios:

  1. Que cuento más bonito y que majete tu abuelo. Y tú tienes una sonrisa muy bonita.

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un amor mi abuelo, como todos, ojalá fueran eternos.

      ¡Muchas gracias!

      Eliminar
  2. Una de esas historias donde los pequeños detalles, pese a ser universales muchos de ellos, resaltan sobre otros de más consideración. He ahí la diferencia entre lo superficial y lo profundo, entre quedarse contemplando el paisaje e indagar en cada uno de sus elementos.

    ¡Quédate con esa sonrisa el tiempo que puedas, que te queda muy bien! En la vida real, eh, que la foto ya ha hecho su trabajo.

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indagar, ah... A mí si me gustase menos indagar me iría mejor y no pensaría tanto pero... Nací algo filósofa.

      ¡Muchas gracias, Alberto!

      Eliminar
  3. Bue bonita historia te cuenta tu abuelo :)

    ResponderEliminar
  4. Preciosa historia y preciosa sonrisa la de su preciosa autora. Toda una carga positiva mandada al espacio para poder recogerla y guardarla en el corazón.

    Muchas gracias por este tan hermoso regalo. Te regalo una de las mías :)

    ¡Sé feliz, mi niña!¡

    Sigue regalando sonrisas!

    ¡Te sientan muy bien y te hacen mucho bien!

    Vesta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, ni el mejor vestido ni traje hace a uno más elegante que una sonrisa (Sacada de mi clase de protocolo, de todo se tiene que aprender)

      ¡Muchas gracias, Vesta!

      Eliminar