¿Por qué estudio turismo?

8:00 Carla García 4 Comments



¡Hola ardillitas!

Bienvenidos a otro Coffee Break del martes, como sabéis en esta sección reflexionamos juntos sobre un tema en particular, hoy, en cuestión, va de mi carrera y espero que mi futura profesión (Sino lo es ahora ya)




A todos nos pasa que cuando alguien menosprecia nuestra profesión entramos en una especie de cólera y no paramos de defender el propósito de nuestra profesión. Hoy quiero defender la mía. 

Al principio, como ya os conté muchas veces, no opté por la opción del turismo, pero después me lancé a ella. Todo empezó cuando decidí que a pesar de que el cine y la fotografía son una de mis muchas pasiones, no las quería convertir en mi día a día sino en un hobbie. Estaba decidiendo entonces, después de equivocarme con 18 años con mi profesión, que no es ningún pecado. Fue entonces cuando una amiga me dijo "Oye, yo a ti te veo en un museo explicando todo, con el carisma que tienes tú" Entonces decidí después de esa frase que si me gustaba la idea de poder dedicarme a eso. No me atrevía a meterme en una carrera por sino me acababa de gustar de nuevo, entonces decidí lanzarme a un ciclo superior de guía turística. Y LO DISFRUTÉ, tanto pero tanto que ya me véis, en la carrera ahora. 

¿Por qué estudio turismo? Mis padres, ambos, se decican al sector servicios, no directamente al turismo, pero bueno todo está asociado con el turismo. Entonces desde pequeña siempre los he visto atender, sonreír, tener paciencia, y socializar con todo cliente. Y aunque suene raro me gusta estar en atención al público, me motiva ver cuando entra alguien con mala cara y conseguir que o siendo su guía o simplemente vendiéndole un billete de lotería (Ya sabéis donde trabajo este verano con esto) ellos puedan distraerse 5 minutos. Me gusta hacer feliz a la gente. 

Hace tiempo deseaba ser actriz pero de teatro, expresarme y mostrar, como si de una esponja se tratase, sentimientos encima de un escenario. Ya conocéis otras de mis pasiones. Al hacerme guía, y ejercer, me di cuenta que todo el entusiasmo y expresión, comunicación que utilizaba en la compañía de teatro me servía para esta mi profesión. Adoro atender al grupo, pero también os digo que es un trabajo muy complicado, suele haber tipos de personas que te lo hacen muy difícil. Además decir que yo de guía soy como un personaje porque comprenderéis que mostrarse tanto delante de personas desconocidas es muy complicado. 

Otra de las ramas que me gustan son las agencias de viajes, porque para mí venden sueños. Puede ser que para vosotros no os parezca emocionante vender un hotel o un vuelo sin ir vosotros, pero oye, poder organizar, recomendar y hacerle las vacaciones a alguien no me parece tan desagradable. 

Y los hoteles, lo complicados que son, que como los bares y restaurantes sabes a qué hora entras pero no como sales. Pero ver a todo el mundo feliz, en sus vacaciones o estancias cortas o viajes de negocios, atender y cuidar, ser lo más agradable posible, y, como os dije con la lotería, poder hacer que durante 5 minutos puedan olvidar todo con tu trato, merece la pena. 

Pero si hay algo que a mí me gusta son las relaciones públicas y el marketing. La comunicación es algo que siempre me ha llamado mucho la atención, en cualqueira de sus formas, y mi trabajo ideal (Ahora mismo es lo que pienso dentro de dos años ya no lo sé) y es un ámbito que aún no he tenido la oportunidad de tocar y que deseo y tengo ansia de hacerlo. Y también deciros que la concepción que suele tener la gente de relaciones públicas no es cierta, no suelen ser personas sino técnicas, son comunicación e imagen, no una persona que sea guapa y reparta folletos, eso no es ser realciones públicas aunque vulgarmente se le llame así. 

¿Cómo solemos ser los que estudiamos turismo? Pues con interés por diferentes culturas, con capacidad de empatía y sensibilidad por aspectos sociales, capacidad de comunicación, facilidad para los idiomas, capacidad de trabajo en equipo y en ámbitos multiculturales, con capacidad de iniciativa, creatividad y sobre todo voluntad de servicio. 

Pero para mí, como dije antes, somos vendedores de sueños.

Lo bueno que tiene nuestra profesión es que tiene muchas salidas, pero muchas, pero hay que trabajar. De hecho, a todo el mundo que le digo que siempre cojo prácticas (Obvio que sin pagarme absolutamente nada) de todo, pues dicen ¿Por qué? Porque quiero probar todo lo que puede ofrecerme y ver donde me siento más cómoda. Porque me apasiona el turismo y si pudiera viviría viajando. Y porque es el sector que mueve el mundo impulsa el comercio y nos hace conocernos de verdad. 

Por eso hoy más que nunca y menos que mañana estoy orgullosa de estudiar turismo.



¡Muchas gracias!




¡Un abrazote!

4 comentarios:

  1. Es importante defender lo que quieres ser, a lo que te quieres dedicar. Es también una forma de convertir tu formación en una especie de reto o juego donde ganas cuando mejoras. El turismo, como dices, tiene muchas salidas. Si encima es de lo tuyo y le estás poniendo ganas aun sin sacarte la carrera, será fácil que te vaya bien. ¡No dejes de ir dando pasos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo con el paso del tiempo he llegado a la conclusión de que seas lo que seas te tiene que encantar. Y si, es lo mío aunque mucha gente no lo entienda, cada uno nos sentimos cómodos en algo en concreto y yo en esto.

      ¡Muchas gracias!

      Eliminar
  2. Cada especialidad tiene lo suyo, al principio siempre pensé que eso de estudiar Turismo era cosa simple, por ello en su momento no me llamo la atención, pero con el tiempo, me di cuenta que es una especialidad muy diversificada, con el arte que implica su originalidad.
    Dichosos aquellos con la paciencia de saber tratar a un cliente "chocante".

    Muy buena vibra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien, dichosos aquellos (Como tú) que saben respetar el resto de las profesiones y valorarlas.

      ¡Muchas gracias!

      Eliminar