La ansiedad. Es posible salir de ella y además fortalecido.

8:00 Carla García 5 Comments




Este post pertenece a una nueva colaboración titulada “Vida” en dónde los participantes, con el tema que ellos eligieran, hacen un canto a la vida. Para empezar bien la primavera y subir el ánimo. Muchas gracias a todos los participantes y a los que lo estáis leyendo también.


La ansiedad. Es posible salir de ella y además salir fortalecido.

Un buen día (sí, un buen día) te levantas con una sensación de desasosiego injustificado. Por más que buscas la causa, no la encuentras. En cambio, solo te vienen pensamientos más negativos que positivos. Es cuando, quizá, haces balance de esos acontecimientos relativamente recientes que no han sido de tu agrado. Hacen mucha sombra, te agobian y te ves sin nadie capaz de remar a tu lado para salir de ese mar de fango. Lo tuyo es, con toda probabilidad, ansiedad.

Esta, que quede claro, no conlleva ningún peligro, con lo cual ya es algo positivo. No te va a ocurrir nada de lo que se imagina tu castigada mente hiperpensativa ni nada derivado de este trastorno temporal. Dentro de lo malo empezamos bien.

La ansiedad es un paso hacia una vida desde otra perspectiva. Esta aparece para darte una señal de que hay algo que no estás haciendo correctamente: dedicarle tiempo a algo por lo que no obtienes el resultado que buscas, querer controlar algo que no depende de ti, rodearte de quien no te conviene, esperar a que algo venga solo cuando eres tú quien debe mover ficha, etc. Situaciones de este tipo son errores humanos basados en una esperanza en la que ni siquiera solemos creer para alcanzar un objetivo. Todo es una oportunidad para virar hacia el sitio correcto, de lo que obtenemos otro punto a favor.

Gracias a este molesto trámite sabrás quién importa más y a quién puedes eliminar de tu vida y qué actividades ya no te llenan y cuáles sí. No necesitas nada más. ¿Ves qué poco? Eso es una ventaja. A cambio, tendrás que esforzarte en observar y oír todo lo de tu entorno y percibir qué falla. ¿Encima de que la ansiedad me tiene casi sin vida he de hacer eso? ¡Espera! Moverte en este sentido también es una oportunidad para ti, una oportunidad para saber que sabes hacer las cosas como debes, para verte útil. ¡Es otra ventaja!

La ansiedad no le gusta a nadie ni le gustará, pero cuando se ha manifestado aparece un buen día para mostrarte a ti y a los demás hasta dónde puedes llegar, que será lejos , porque superar una adversidad cualquiera es salir fortalecido de esta. ¡Ojala, pese a todo, no tengas que probar esto nunca!         


Por Alberto del blog Los Caminos de los Libros


¡Muchas gracias y no dudéis de comentar abajo para que Alberto os pueda comentar o yo lo que queráis!




¡Un abrazote! 

5 comentarios:

  1. Espero que guste. Aquí estamos también para leer comentarios y responderlos :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alberto, por cada participación y granito de arena, este blog es tan tuyo como mío :)

      Eliminar
  2. ¡Hola Carla, hola J.Alberto!

    Discrepo un poco en eso de que no ocurre nada ya que la hipoxia puede manifestarse en trastornos graves de ansiedad, en el momento que a tu cerebro no le llega aire suficiente, es probable que notes mareos (por dicha falta de aire) y sea necesario acudir al centro de salud para estabilizarte, por lo demás... Es obvio que aprendes a saber quién sí, quién no... Que te motiva o que ha dejado de importarte.

    Un besote Carla ;)

    Saludos J. Alberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya hablaríamos de casos extremos. Me he ido más bien a lo que considero superficial: que en sí no es peligrosa (salvo que luego aparezcan complicaciones por no saber cómo manejarla, claro). ¡Gracias por tu comentario! :)

      Eliminar
    2. Hola Salma, como dice Alberto es en casos extremos pero en realidad la ansiedad, y yo la he vivido, es un manifiesto de que no se está bien, pero no de salud sino de estrés o ánimo. Como bien ya debes de saber tú.

      Gracias por todo Salma <3

      Eliminar