El Querer

5:58 Carla García 2 Comments

No sé si quiero querer, pero quiero que me quieran

En el mundo hay muchos mandamientos, pero si alguno prima sobre todos ellos es la frase anterior.

Todos deseamos ser amados, pero muy pocos desean amar. El ser humano es egoísta y egocéntrico. Aquí faltaría la típica contestación de un amigo cuando se lo comentas, el "bueno, hay de todo". Claro que no todas las personas son iguales,  pero por regla general todos añoramos ser amados.

No soy romántica, creo que lo repito cada día, allí a donde voy, sin embargo hay algo de lo que llevo enamorada toda la vida, y son las palabras. Quizás por eso hoy las estoy utilizando para confesar que sí, siempre lo he deseado. He querido sentir el abrazo cálido dormida, y ese olor  que reconocería desde la otra punta de la habitación ¡Cuánto he querido sonreír boca con boca! Y ni qué decir de escuchar un "qué tal" y recibir un "buenos días". Pero sobre todo he querido dejar de lado mi carácter-que es bastante fuerte y peculiar, lo confieso- e ir al cine a ver la película que menos me puede gustar sólo por él. 

Quizás algo de esto, un 10% aproximadamente, ya lo he sentido, pero no de la manera de "es él y a largo plazo no me veo con nadie más" y un poco de "él, él, él". Sólo he estado en el punto de "Me gustas y me importas" Pero creo que cualquier amigo que se ajuste a la definición de amistad me importa.

Llegados a este punto no sólo vosotros os preguntáis si en realidad soy una "loca e histérica romántica", sino que yo también lo hago. 

¿En realidad no describo el amor idealizado?

Siempre he odiado a la gente enamorada del amor y no de la persona. Y, probablemente, con el paso del tiempo, me estoy convirtiendo en lo que antes odiaba. Me alimento de deseos y sueños, de palabras y esperanzas, y, con la idealización nunca va a haber un él.

Pero sí, a este punto quería llegar para deciros que yo deseo más querer que qué me quieran. Porque ya son muchos años de baja autiestima y automachaques que sólo producen en mi cabeza el sentimiento negativo de la imposibilidad de que alguien vea en mí un ser y un todo, y no una parte. 

Por eso deseo ver un todo, para anular el sentimiento negativo hacia mi persona y alimentarlo con cuidados y cariño para dar. Y considero que esto sigue siendo egoísta, pues tiene como fin llenar un vacío.

El vacío de mi querer, el más importante de todos. 

2 comentarios:

  1. ¡Hola Carla!

    ¡Que alegría verte por aquí de nuevo!

    ¿Qué te digo yo ante tremendo dilema? Primero, para querer a alguien te tienes que querer a ti misma, y si eres capaz de dar amor, aunque te auto machaques, en la parte más recóndita de tu ser, adoras a Carla, en todas sus formas y versiones aunque algunas cosas te molesten como es obvio.

    ¡Quierete, déjate querer y sigue queriendo!

    Un besazo guapa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Salma!
      Que alegría verte a ti por aquí abajo también. Como siempre, te doy la razón. El querer es de todos y cada uno. Y me ha encantado lo de quiérete, déjate querer y sigue queriendo.

      ¡Un abrazote!

      Eliminar