El amor y las mujeres, las mujeres y el amor

12:30 Carla García 0 Comments



Las películas Disney creo que en lugar de haber ayudado a las millones de niñas que poblaron, pueblan y poblarán la tierra las perjudica. Y no porque sus temas giren en torno a princesas desamparadas, por lo general, que alguien tiene que salvarlas, sino porque invitan a soñar, y soñar no está mal si hay un peso de realidad.

Creo que el dilema del amor y las mujeres ha sido a lo largo de la historia uno de los grandes enigmas de la humanidad, ¿Qué no? Sólo basta con poner en internet la palabra "amor mujer" y te llenarás de páginas, la mayoría con titulares similares a "Cómo conquistar a un chico" o "Qué le gusta a los hombres". Pero no encuentro ninguna página que diga la verdad absoluta, lo que sería lo más lógico "Cómo vivir tu vida sin intentar conquistar ni buscar el amor desesperadamente". Y ahora no hablo de mujeres, hablo de personas, se puede vivir sin un gran amor, y también se puede vivir con uno. Si viene, vendrá, y sino viene ya llegarán otras cosas que también te llenarán. 



Opino que todo el mundo tiene un amor, sea grande o no, algunos se quedan con el y otros simplemente tiran hacia otro camino. Pero es que ese gran amor puede ser un trabajo, un viaje, una canción, una afición o la música, ¿Por qué empeñarse en buscar?, ¿Por qué no vivir lo que el presente coloca en el camino?

No entiendo que desde pequeña, y no de mi familia, tenga que escuchar la frase "¿Y tú a qué edad te quieres casar?". Veréis queridos interesados, nunca me ha hecho ilusión casarme, ni el vestido, ni la boda, ni la celebración. He ido a bodas preciosas y he llorado, como todo el mundo, pero nunca he tenido esa ilusión. Eso no significa que diga "No me voy a casar nunca", ¿Y yo qué sé? No sé lo que voy a hacer mañana mismo por la tarde, como para tener claro lo que voy o no hacer en el futuro.

Por no tener ilusión por casarme o tener hijos- que quizás a mi persona le interesa más tener hijos (En un futuro muy lejano) que casarse- no significa que no pueda construir una vida. Por no tener la ilusión de embolsarme en un vestido blanco no soy más mujer. Es que yo prefiero enfundarme en un traje negro para ir a trabajar con hombres y demostrarles que mi cerebro se conecta y las neuronas envían electricidad que da lugar a pensamientos propios e ideas.

Cuando pase pasará, y es la frase que dice todo el mundo, pero es una gran verdad. Yo no voy a planear mi vida, como tampoco espero que la tengáis planeada ninguno de vosotros. La vida se vive, con sus cosas buenas y malas, se disfruta, y no se planea. No voy  decir donde voy a estar dentro de un año, porque no lo sé, no voy a contar que si alguna vez, en este tiempo, me gusta alguien de verdad si iré detrás de esa persona, porque me conozco, pero eso no significa que me imagine un cuento de hadas.

Para tener un amor, una relación o ser simplemente amigos que de vez en cuando caen en la misma cama, sólo hay que gustarse, interesarse, conocerse, vivirse y respirarse. Con lo bueno y lo malo, con gritos y caricias, con opiniones dispares... Es que sólo hay que quererse, no existen más reglas.

En el futuro no se piensa, sino en el presente, porque es el que estás viviendo ahora. Y tranquila, mujer, si tú tampoco deseas el vestido blanco, yo sigo pensando que el rojo nos sienta mejor a todas.

0 comentarios: