Escondida

12:16 Carla García 1 Comments



Atrapados en un mundo de desasosiego y estrés, de infelicidad e imagen, de calor y frío. Vivimos oprimidos y reprimidos, con miedo y a la vez valentía, no sabemos si venimos o vamos... ¿Y cómo sobrevivimos?

Escondiendo lo que somos. 

Llevo muchos años escondida, entre muros invisibles a los ojos pero perceptibles al acercamiento. No dejo pasar a nadie en quien no confíe, y lo mismo te pasa a ti, aunque no lo reconozcas.

Es tan complicado actualmente tener cualquier tipo de relación sana, sea con la familia, amigos, pareja o incluso compañeros de trabajo. Estás con tu hermano pero no le haces caso porque hablas con tu mejor amiga por whatsapp, y cuando te das cuenta tu hermano está en New York y ya estás escribiendo en facebook cuánto lo echas de menos.

Buscamos aprobación a través de "me gustas" cuando realmente a la mitad de ellos no les gustas, ni siquiera le caes del todo bien, le pareces mona, o si eso, simpática (a veces).

No valoramos la persona, el contenido, nos quedamos bordeando el continente, creyéndonos llenos, y estando vacíos.

Tenemos depresiones, ansiedades, enfermedades nerviosas... Sin darnos cuenta que con un poco de cariño y acercamiento con nuestra gente todo se curaría. 

Por todo esto vivo escondida, cometo todos los errores que cometéis vosotros, pero no me abro a cualquiera, no por ser especial o superior a nadie, que no lo soy, sino, porque espero encontrar a una persona con la que hablar sin tener que decirle por facebook que le echo de menos y pudiendo decírselo a la cara. A la que dedicarle minutos y no fotos. Dar cariño, consejos, amistad... Y todo lo que sea no perceptible a través de un móvil. Y cuando todo esto llega con una persona sé que ya no debo estar escondida, que puedo salir a la luz.

Y eso no me hace ser varias personas a la vez, sino una sola, pero con un alto muro que ni los caminantes blancos podrían atravesar sino siento que son amigos.

Escondida me hallo, pero aún latente.



1 comentario: